lunes, 22 de mayo de 2017

Nuevas plantas en el huerto

¿Os acordáis de nuestras plantas de tomates? Estaban en el invernadero, y por fin ya listas para trasplantar al huerto. También teníamos preparadas unas plantas de cebollas.
Aprovechamos que el viernes hacía un día estupendo y con las herramientas en la mano decidimos ir hasta el huerto para plantar cebollas y tomates.
Antes de empezar hicimos un poco de limpieza en la zona donde íbamos a sembrar, quitando las malas hierbas.
Después aprendimos que para plantar primero tenemos que hacer un agujero con un pincho plantador, y allí se pone la planta de la cebolla. Luego se tapa con la tierra con mucho cuidado. 
Para plantar los tomates tuvimos que usar una azada pequeña y hacer un agujero más grande. Una vez colocada la planta, se tapa despacito, para no romperla.
Como los días anteriores había llovido, la tierra estaba húmeda, y encontramos varias lombrices de tierra. A algunos nos gustaba verlas, e incluso tocarlas, y a otros nos daba un poquito de asco, pero las profesoras nos explicaron que son beneficiosas para la tierra, porque la limpian y oxigenan. ¡Así que también son buenas para nuestras plantas! 
Después de tanto trabajo tuvimos un estupendo premio, recogimos muchas fresas, que luego nos comimos en clase. ¡Qué ricas y sabrosas están recién cogidas de las plantas!.

2 comentarios:

  1. Vaya pinta tienen las fresas. Enhorabuena por esa pedazo de huerta

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. Tenemos auténticos agricultores. ¡Ya verás cuando salgan los tomates!

    ResponderEliminar